Blogia
Silence Is Sexy

Versillos y Prosas

Marco

Marco viene de buena familia. Es joven, bien parecido, amable, tienen un excelente sentido del humor y trabaja comodamente en unas oficinas gubernamentales. Le gustan los libros de Jorge Bucay, bailar salsa todos los viernes y los muchachitos de 20 años. Marco es homosexual.

Entre uno de sus pasatiempos favoritos se encuentra el reclutar amantes en la vía pública, a plena luz del día y dentro de su auto. Tal accion  tiene un arte y una estrategia que con el tiempo Marco ha perfeccionado. Dice que es como salir de caza, que se necesita de intuición, algo de encanto y por supuesto, lucir como que tienes cincuenta mil pesos a la mano. "Con dinero baila el perro".

Ese talento natural es lo que más sorprende. Marco es capaz de reconocer a otro gay caminando a menos de 15 metros de distancia. Y si le parece que a primera vista llena sus expectativas, sólo baja la ventana del vehículo para decir ¡hola! y ¡súbete!, alternando de vez en cuando una sonrisa de cómplice. Marco ha memorizado la locación de aproximadamente 25 moteles de paso, y cómo llegar a ellos al tiempo en que convence al futuro amante a pasar una hora de su tiempo con él, a solas, en un lugar donde puedan conocerse mejor. Con la promesa de toda discreción, la confianza de la negación y por supuesto, la garantía de que está a punto de pasar la mejor experiencia de su vida.

Hace dos años que hace ésto dos veces por semana y según él, nunca se ha topado con las mismas personas. Ha tenido algunas complicaciones, pero en general, dice que tanto él como sus acompañantes pasan un buen rato. Después de éso, siempre les pide su número de teléfono, aunque de antemano sabe que no los llamará. Nunca lo intenta, siempre deja los papelitos arrugados en la guantera o en la bolsa del pantalón que luego lleva a la tintoreria y desaparece entre tanta agua y espuma, pero nunca hace el intento de llamar. ¿Para darme cuenta de que no existe el número?... ¿que la persona que me cogí no existe?

Un día, siguiendo ésta misma rutina. Encontró a un chamaquito cualquiera por el centro justo enfrente del Jardín de las Rosas, quién después de ver el reloj se subió y miró para atrás, como checando que nadie lo viera. Marco desplegó todos sus encantos lingüísticos y de palabra como por cinco calles mientras su acompañante estaba callado, cuando de repente siente el cañón de una pistola en sus costillas derechas. "Dame tu cartera y tu reloj cabrón". Así, como si acabara de decir su nombre queriendo seguir una conversación, pero con una cara de psicópata. Al final, hasta salió con el iPod y los lentes, caminando calle arriba, sin voltear y dejando a Marco a las cinco de la tarde con su primer fracaso del índole sexual. Marco pensó en continuar con la caza obligada de ese día pero sus fondos no daban para más. Tardó en recuperarse del susto solo medio día. Quisó seguir a las andadas, pero se dió cuenta que ahora todo era desabrido y sin chiste. Sabía que tenía un problema cuando todas sus frases de conquista las comenzaba con "¿No me reconoces?".

Marco se enamoró. Se enamoró de aquel muchachito flaco y sin facciones memorables. Sólo la voz. Marco recuerda todos los detalles de esa voz que logró desarmarlo por primera vez en su vida. Era predecible que ahora Marco desistiera de su pasatiempo y se convirtiera en un alma en pena y vagara por el Jardín de las Rosas esperando ver pasar a un símil de su fantasía. Duró una semana tomando café en el Jardín todas las tardes hasta que se inviertieron los papeles. Un señor más grande que él, corbata y carro de lujo le hizo señas, le pagó su café y lo llevo por ahí... a conocerse mejor, a olvidar por un rato al mundo, a "vivir una experiencia única" y a dejar un número de teléfono y a saber que nunca volverá a ver a esa persona, ¿qué tenía que perder?.

Marco está pensando en comprar un arma... solo por "protección"

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

Mariana en cuentos II

Mariana nació el mismo día en que decidio morir.

Una noche en la que perdió el rumbo y mando, la poca fuerza que le quedaba la utilizó para subir. Sin zapatillas, con mucho cuidado y a la fría noche. Un mar negro sobre ella, un lugar tan hermoso para esconderse, para huir.

Son tan grandes las estrellas, pero todos las ven pequeñas.

Luego, se quitó todo abrigo, ropa y cobija. Hasta quedar solo en piel, solo en mármol, sola. Ese era plan. Sabía que su cuerpo no resistiria una noche en el frío, que simplemente cerraría los ojos y dormiría como una princesa de hielo. Así debía de ser. Así sería.

El frio amigo mío, es una voz muy cruel. Un ser tirano, que te obliga a verte como la minúscula estrella que eres para los demás. Te pasea en recuerdos al calor corporal, como una especie de usurero, de traficante. Hace que mitad de tu cuerpo te grite y la otra mitad te abandone. No es conocido de nadie, solo hace su trabajo, pero tampoco va a hacer el tuyo. El frió solo hará llorar a tu alma, pero tu cuerpo lo tienes que apagar tu. Debes ganarle con la mente, mandarlo cerrar los ojos, dormir por siempre. Al principio temblara de miedo, cobardía, necesidad. Se dará por vencido en determinado momento, y como último brindis te dará un elixir químico, te lo empuja directo y al compás de tu sangre. Ese es su adiós, el darte una última probada de calor en el alma. Luego no lo escucharás más. Abraza el suelo, di buenas noches y si te escuchan: "nunca jamás".

Madre Luna tiene hijas. Las pequeñas dicen que vieron algo igual de brillante que ellas abajo, en la tierra. Preguntan a madre por la nueva hermana, pero ella no sabe que contestar. Y la ve, sola, brillante y fría.

- Está perdida hijas mías, es una de ustedes, pero no me pertence, no todavía.

Contemplar a su futura hermana era hermoso. Tanta soledad vuelta diamantes, tanta blancura vuelta cristal.

Aurora ya viene, padre sol está en camino. Hijas, su futura hermana no debe dar la espalda a su padre. Denle la vuelta para que la reconosca.

Mariana despierta. La primera luz que ve es hermosa. Mariana nace. Una nueva vida se despierta dentro de ella. Mariana rie. Recuerda todas las emociones, pero no sabe expresarlas. Mariana se descubre sola. Se percata de sus manos, manos creadoras. Se da cuenta de sus piernas, piernas navegantes. Se descubre el manto de las estrellas marcado en la espalda, un abrazo del cielo. Mariana se viste de ánimo, Mariana se va.

- Padre sol, dice madre. Marca el horizonte para ella, perdió el rumbo, está perdida. No tomará el mismo camino, pero asegurate de que a donde vaya siempre te vea a ti.

Mariana en cuentos

Se arranca una página completa, se escucha bárbaro el acto de mutilar la colección de cuentos cortos y sueños largos. Mariana habla pero no quiere que nadie la escuche. Porque a quien de verdad deberían remitirse todas esas palabras en la oscuridad ha desaparecido.

La sensación no es vacío, si no justamente lo contrario: lleno, repleto, casi a punto de salirse sin permiso.

Pobre Mariana. No llora, no sabe llorar, pues para eso eran sus cuentos, para tenerte cerca y en su mundo, para entrar buscandote y salir soñandote.

Ríe. Una risa tan hermosa. La risa que debe de dar cuando se sale de la completa ignorancia. La risa que da cuando un personaje se ha fugado de su actos, se ha comido los diálogos, se los llevó consigo y para siempre a una parte de la luna que no queremos ver.

El libro empieza de nuevo rasgado a la izquierda, de recuerdo, de amenaza y de motivos para ahora si, escribir las cosas tal y como sucedieron, porque si tu no las dices, yo nunca te las voy a contar.

Soñe contigo.

16 de Julio del 2007, hecho borrador después de cierta pelea que HOY me va relativamente valiendo madres...

Originalmente escrito como por marzo del 2007-

Este es mi pequeño rinconcito donde puedo gritar todo lo que en el mundo real sería imposible.  So, suck it up.

 

Hoy me levanté con una sonrisa. Tuve un sueño que, si consigo armarlo por secuencias, puede mantenerme esa sonrisa durante todo el día.

Soñe con David, con su guitarra y con su voz. Para todos los que no conoscan al susodicho, dejenme darles una breve imagen mental... David no es una galan, pero besa increíble y nunca fuimos nada más que dos personas que siguen sus impulsos y les gusta correr riesgos disparatados en momentos inadecuados. Como quien dice, dos jovenes enamorados que nunca hicieron nada por su relación mas que consumarla sin ser otorgado aun el título propio de pareja. Hoy hace 2 años que no nos vemos y que aparentemente perdimos el contacto.

Esta noche tuve otra velada con él en mi mente. El me cantaba otra vez al oído con esa voz tan callada que eriza hasta el más recondito lugar del subconciente. Nuestras manos se hacían una otra vez, como si el tiempo nunca hubiera pasado el me encontraba entre un mar de gente y no importandole quien estuviera cerca me tomaba entre sus brazos y me miraba con esa alegría de encontrar a alguien a quien habías perdido.

Hace una semana aproximadamente que una persona, sin querer, mencionó donde trabaja ahora David... tengo ganas de un día aparecerme repentinamente en su marco de visión, solo para ver que pasa, quiero ver si a la mañana siguiente el despierta también, alborotado locamente por un sueño que tuvo, un sueño donde yo me aparecí.

 

Rompe las fotos

Esconde las miradas, quema los papelitos, calla los secretitos, a aquellos húndelos en el sillón, que nadie se de cuenta de que el secreto que traigo es que secretamente me quiero romper el corazón. Tirar los licores y emborrachar al mundo. Descomponer la música y hacerla otra vez nueva, no reciclada. 

Material de curación necesario para la memoria.

Desquebraja esa parte del cerebro donde se esconden los recuerdos... no quiero vivir con ellos, o mejor dicho, quiero vivir ahora otra vez por primera vez.

El agua y los besos, la tierra y tus manos. Cosas tan lindas que logré contaminar.

No me perdones... no lo quiero. Olvidame... suéltame y desátame. Eso quiero que hagan conmigo los recuerdos.

La duda que me carcome

Una. Entregarte mi cuerpo, aún y cuando no conosco la escencia de tu ser, ni tu espalda, ni tu rostro me es familiar... pero tu pensamientos convertidos en palabras inundan mi ser, emborrachan mi mente con comentarios que hacen mis noches más calmadas y mis despertares llenos de ilusiones suspendidas en planes para mañana. Verme en tus ojos sería éxtasis total.

Dos. Descubirte mi alma, después de haber desnudado mi cuerpo entero en tu espejo. Soltar el hilo de palabras que quiero que guardes para siempre en tu memoria aún y cuando ni ésta me pertenezca. Ni tantito. Saber que me usaste para solventar el sosiego de tu alma vacía. Quiero que me mieres a los ojos y me digas que soy la llave a tu libertad. Ser tu imposible se ha convertido en mi meta a largo plazo.

Creo que descifrando una de ellas, podré dormir tranquila ésta noche y solo ésta nada más.

Te quiero...

Hay dos tipos de "Te quiero".

I.

Aquel que sale desgarrando el estómago con anzuelo, por la insania que produce el querer el calor de un cuerpo ajeno, sin maldad, más puro que el agua que necesita, el extracto del ser queriendo ser acompañado, al viento, sin ataduras, desinteresado y al mismo tiempo necesitado de una palabra complementaria, se dice en secreto o a mil voces, pero siempre tiene el mismo efecto en la persona quien lo dice: dice alivio, dice compasión, dice la vida y hasta predice la muerte. La frase dice promesas que la mente no comprende pero que el corazón cobra, denota locura y diagnostica pérdida de sueño. Hace eco en la noche llena de insomnio y a veces para curarlo se necesita repetirlo a las estrellas ochocientas veces más, no para opacar las lágrimas y ansias, si no para perfeccionar la autenticidad.

II.

El otro, lleva podredumbre en la escencia. Se murío desde antes de dar la orden de pronunciarlo. Es usado por aquellos que ocultan pena, traición y sospecha. Amortigua el dolor, trata de esconder lo que hay bajo la cama, no tiene dueño pero si móvil, la costumbre es quién le compró el alma y va caminando hacia los oídos a la par con la mentira, aunque a veces vuela sola la condenada, a donde quiera que la llamen, palabras armoniosas que no muchos desenmascaran. Lleva veneno en las entrañas, lo suficientemente fuerte para sedar al corazón y empachar poquito a la sensatez, solo hasta que otra dosis venga a hacer efecto, la abstinencia de está frase provoca en unos inestabilidad asi como alivio. Sabe a miel con resaca amarga. 

III.

Amo tus mentiras... ¿te gustaría que fueran reales?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

La definición de mi melancolía.

"¿Qué es la melancolía?, una enfermedad metafísica, un vivir con la mirada en un mundo que no puede ser. Los melancólicos vivimos la vida como que en ausencia. Los paisajes sombríos, pero también la nieve inmaculada, los bosques detenidos en un placer eterno, o la casa pequeña en lontananza mueven a la melancolía."

 Un manicomio silencioso, GUILLERMO FADANELLI.


Nunca había encontrado una descripción escrita a lo que yo veo con mi alma, y anhelo con mis ojos.

Soy melancólica porque asi me moldeó la vida. Soy de las que lloran en ausencia de gente, solo por ver que la luz se transparenta entre las hojas. De las que en el silencio escuchan el más tempestuoso de los ruidos. De las que, en lo imposible, ve un dolor exquisito... digno de ser destilado y pasmado en alguna pieza de arte, para que los que lo vean (porque siempre está ese deso) lo contemplen anonadados, tarden en descifrarlo y poco a poco, se contagien de éste mismo ser.

Last night

Tus palabras todavía hacen eco en mi cabeza, como criaturas aladas dotadas de poderes extraordinarios capaces de hacerme sentir todo eso que ya poco recordaba.

Me debes una explicación... ¿como lograste la noche como tu cómplice? No te procupes por responder ahora... en realidad no pienso quejarme, lo disfruté.

A la mañana siguiente tuve miedo, no podía ser un sueño... las caricias, tu voz, el ambiente que rodea lo prohibido. Tu, murmurandome lo que yo tanto quería escuchar. Lo recuerdo y tengo espasmos en toda la piel, tanto fuera como dentro de todas las terminales nerviosas. Todo esto debe ser auténtico, lo demando al destino.

Quienes somos en realidad no importa, no para lo que pienso hacer contigo. Duele pensar que tal vez no pueda verte en varios días, un lamento no escucharte en meses y me arrepentiría alimentarme todo un año con la miseria de tu recuerdo.

Con esperanza te guardo en una cajita de recuerdos. Tu silueta se forma por palabras. Verdades que solo pudiste mencionar anoche. Todas ellas las zurcí a mi corazón que ahora reposa cubierto de cedro, debajo de la cama... para que nadie más que nosotros pueda verla.

Mother moon

Help mamma, I've been hurt again.

Secretly, madly and lovely hurt.  

I never wanted his arms, or lips... i just wanted that little music his soul makes.

Silly me. That secret medley it's only heard by the muse on his eyes.

The one that carries honey on her crown. 

I wanted nothing... now, I have a mirror full of empty memories. Predictions based on false believers. 

Give me strenght... so i can learn, what is not said yet... is not mine. 

Monólogos

No me había dado cuenta hasta hoy... hasta este preciso instante.

Me di cuenta de que si no veo tus ojos, es como si tu no estuvieras ahí, formando parte de la conversación. Necesito ver directamente a tus pupilas para saber que dices la verdad. Asi que todos los diálogos que has dicho, en donde estés dando la espalda, no te vea o uses lentes para ocultar tu semblante, son palabras dichas al viento para que éste las borre... 

Lo que tengo que hacer ahora, es hacer memoria... toda conversación va a ser escaneada por la sensatez.

 Dada esta orden a mi mente... lo dudo. Me gustan tanto tus palabras que ya no me importa si son ciertas o no.

¿Me gustará sufrir?  

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Quemando papelitos de hace años

Cuando la inocencia escribe, los corazones se turban.

Cuando el alma corrompida lee su pasada inocencia... se derrumba.

Es por eso que todo esto que escribí, tiene que desaparecer de mis manos. Gritado a los cuatro vientos para que se olvide muy fácil.

 

Princesa de un castillo en medio de nada.
Palacio de cortinas de agua, frias ventanas de cristal.
La prisión hecha de hielo,
quema la piel y los sentidos.
Mis lagrimas se quiebran al tocar el suelo.

Dejé de sentir frío cuando olvide el calor en tu cuerpo.
Ahora este cobija mi piel,
haciendo que cada poro grite tu nombre.
¿Como es que me acordé de ti?
Comenzó cuando el sol asomó su cara por mi ventana,
asustó mis ojos,
cerró la verdad y destapo los recuerdos.

Te sentí.
tu memoria escocia, quemaba.
Trepaba por la piel, invocaba tu prescencia.
Me hacia buscarte en la oscuridad,
sabiendo que no estás ahí.

No digo que te extraño.
Porque nunca estuviste más cerca que lejos.
No dire cuanto te quiero.
No quiero ver cristales rodar por mis mejillas,
y estrellarse en la realidad.

16 de Agosto del 2004.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres